No le pongamos nombre

Y aquí estaba ella, rotundamente ella. De la V a la A. Un chica soñadora, un espíritu libre, salvaje, asustada por la simple idea que llegara un chico que la metiera en una jaula. Su dormitorio era un desastre, un cúmulo de maletas si deshacer y ropa por la silla…

Anuncios